Espejos de Agua

Son dos recipientes de forma redonda, labrados en una afloración natural de granito, parecidos a unos morteros, razón por la cual se le conoce a este lugar como: “La Sala de los Morteros”, están ubicados en el piso de uno de los recintos del templo de las Vírgenes del Sol.

Como resultado de recientes investigaciones, se ha llegado a determinar que estas muestras denominadas morteros (moledores) no tienen las características idóneas para desempeñar tal propósito -una base cóncava ni una superficie lisa para moler- por el contrario, son recipientes de base plana y ásperos. Similares a éstos existen en otros lugares de los Andes llamados “qochas” o recipientes de uso litúrgico; pudiendo ser de piedra, cerámica o madera, los cuales servían para contener el agua traída de los lagos y ríos sagrados con el fin de realizar observaciones del reflejo del sol, la luna y las estrellas; funcionando de esta manera como un espejo de agua.

Conocedores de la influencia energética de la luna sobre las mujeres, las Vírgenes del Sol de Machu Picchu usaban estas gochas, para llevar a cabo sus diversos rituales en honor a la Mama Killa (Madre Luna). Estos rituales se realizaban según los períodos y fenómenos lunares, los cuales eran observados en estas gochas; y lo hacían con ayunos, oraciones y cánticos, invocando a la divina Mama killa que nunca las abandone y que siempre las ayudara a fortalecer su castidad (virginidad).

Sobre el recinto que alberga a estos espejos de agua, actualmente se discute sobre si tuvo o no techo este recinto; Kenneth Wrigth y Alfredo Valencia suponen que no.

Más Panoramas de 360° de MachuPicchu