Atractivos cercanos a MachuPicchu

Machu Picchu es, sin duda, mucho más que el monumento inca. Al estar ubicado en uno de los ecosistemas más exuberantes del planeta, encontramos en sus alrededores un interesante abanico de atractivos que combinan sabiamente naturaleza e historia.

Intipunko

La llamada Portada del Sol se ubica a unos 5 km (1 h a pie) de Machu Picchu ascendiendo suavemente por un camino empedrado bien conservado que se conecta con el extremo SE de la ciudadela. El camino que lo une con Machu Picchu es, en realidad, la última porción del famoso Camino Inca proveniente del sitio de Wiñay Wayna. Debido a su ubicación estratégica, desde donde se domina el valle del río Urubamba, con vistas inusuales de los picos nevados sobre la selva tropical, muchos caminantes parten temprano de Wiñay Wayna con el objeto de esperar en Inti Punko la salida del sol que, al iluminar con sus primeros rayos la ciudadela, produce una vista inolvidable.

Inti Punko MachuPicchu

Huayna Picchu

Todos conocemos la inconfundible silueta de la gran montaña que ha convertido a Machu Picchu en un ícono mundial, pero muy pocos han ascendido por sus acantilados de roca para disfrutar de una singular vista de la ciudadela. Un sendero bien marcado parte del extremo NO de Machu Picchu. Allí el caminante encontrará una caseta de control, donde un guardaparque le solicitará sus datos personales. La ruta está abierta desde las 7 h. Un consejo importante: no inicie la caminata después de la 1 pm, ya que corre el riesgo de pasar la noche a la intemperie. Pasado el control, el camino asciende por una arista que une los cerros Machu y Huayna. La ruta es empinada y algo riesgosa, con grandes escalones de piedra y profundos abismos, así que si usted no está en buen estado físico es preferible no emprenderla. El camino a la cumbre toma entre 30 min y 2 h, dependiendo de la experiencia del caminante. Cerca de la cima, un torreón de vigilancia y algunos andenes le sorprenderán por su insólita ubicación.

El Templo de la Luna en MachuPicchu

Es uno de los lugares más interesantes y menos conocidos del parque arqueológico. Fue llamado Templo de la Luna al ser descubierto en 1936. Se trata de una edificación de dos cuerpos labrada en una enorme caverna de roca. Los estudiosos coinciden en señalar que los nichos labrados en su interior son de una calidad artesanal extraordinaria (razón más que suficiente para visitarlo). Se accede a él tomando una trocha que, partiendo del primer tercio del camino al cerro Huayna Picchu, desciende unos cientos de metros hacia el cañón del Urubamba.

El Puente Inca

Una caminata sencilla aunque reservada para aquellos que no sufren de vértigo de altura. El puente inca es, en realidad, parte del camino empedrado que se aleja de Machu Picchu con dirección al O. En este lugar, considerado de gran importancia estratégica para la defensa de la ciudadela, los incas dejaron un espacio de unos 6 m en la pared labrada de un acantilado. El espacio vacío, que se proyecta unos 600 m hacia el desfiladero, es completado por un par de troncos de madera a manera de puente. Cuando algún peligro amenazaba el asentamiento, con sólo quitar los troncos se volvía inexpugnable este sector de Machu Picchu. Se accede a él tomando el sendero que parte del extremo superior de las ruinas (al lado de la estación meteorológica). Toma cerca de 1 h (ida y vuelta).

Puente Inca MachuPicchu

Wiñay Wayna

Es posible recorrer a pie la última porción del Camino Inca hasta uno de los sitios arqueológicos más bellos e importantes de la zona. Si bien toma entre 6 y 7 h y requiere de buen estado físico, es una buena oportunidad para disfrutar la experiencia de conocer el Camino Inca cuando no se tiene los 3 días que demanda el recorrido completo. Después de partir de la ciudadela hacia Inti Punko (se debe continuar descendiendo por una empinada sección hacia el E. Al fondo a la izquierda podrá ver el centro de visitantes de Wiñay Wayna y, justo detrás, encontrará las ruinas del mismo nombre. La ruta ofrece interesantes paisajes y la posibilidad de contemplar una abundante flora y fauna silvestre. Una atractiva alternativa de retorno es descender a través de la trocha que parte del centro de visitantes hacia el río Urubamba y el sitio de Choquesuysuy para, finalmente, retornar a Aguas Calientes por la vía férrea.